Antojos Araguaney Grill

 

Exterior del Restaurante

Exterior del Restaurante

Hay sitios que por uno mismo nunca serían descubiertos, en este caso por ser un restaurante que está ubicado en una zona a la que nunca antes había ido. De hecho ¿Hay vida más allá de Mateo Inurria? Parece que sí.

Es nuestra segunda visita a este restaurante venezolano, que yo definiría como familiar tanto por el público que acude como por el trato cercano y agradable del servicio. Da gusto cuando te reciben con sonrisas y, mucho más, cuando estas no parecen impostadas.

El local no es excesivamente grande, pero está muy bien aprovechado. Nada más traspasar la puerta un pequeño comedor a la derecha, de frente una pequeña barra y a la izquierda otro comedor algo más grande y luminoso.

La decoración yo la definiría básicamente como alegre y acogedora, predominan el blanco, algo de ladrillo visto, cuadros de paisajes, pequeñas estanterías azules y mesas de madera.

La distancia entre unas mesas y otras es más que ajustada. Nosotros tuvimos suerte y la mesa que estaba justo a nuestro lado no fue ocupada por nadie, así que no tuvimos que compartir nuestra conversación con otros comensales.

La Sala

La Sala

De aperitivo nos pusieron un gazpacho con fresón que estaba más que bueno. De esto en verano me podría beber unos cuantos litros.

 

Entrante Gazpacho de Fresón

Entrante Gazpacho de Fresón

De bebidas tomamos una guarapita y mi acompañante una piña colada. Para los que no suelen beber es difícil encontrar sitios que les den opciones fuera de los refrescos o la cerveza sin. Por lo que luego pude consultar en san Google, la guarapita se hace con aguardiente, caña de azúcar y zumo de maracuyá. En el restaurante la hay en versión con y sin. Del sabor sí os puedo hablar y es dulce y refrescante, aunque a veces por lo que le echen, ¡cueste sorber de la pajita!

Guarapita

Guarapita

Piña Colada

Piña Colada

La carta tiene bastantes opciones y para todos los gustos aunque claro prima la carne que es una de sus especialidades. Nosotros nos decantamos por:

  • Teque Yoyos – Plátano frito relleno de queso blanco tempurizado, acompañado de salsa de guayaba y soja. El queso es de vaca (por si alguien es alérgico al queso de oveja y cabra, como yo). Un entrante original.
Teque Yoyos

Teque Yoyos

  • Arepitas de Pernil – Con cremoso de aguacate, nata criolla y ají amarillo confitado. La carne es de las “de hilos”, la nata es algo amarga y el ají pica (te avisan) y además viene aparte en la lámina, para servir al gusto. El aguacate le da un sabor cremoso.
Arepitas de Pernil

Arepitas de Pernil

  • Asado negro – De carrillera de ternera, acompañado de arroz con maíz. Lo mejor de nuestra comanda sin duda. Un guiso super meloso.
Asado Negro (1)

Asado Negro (1)

Acompañamiento Asado Negro (2)

Acompañamiento Asado Negro (2)

Asado Negro (3)

Asado Negro (3)

De postre pedimos algo llamado Golfeado caraqueño con crema de café y baileys y helado de coco. Creo que aquí no acertamos, el postre es contundente. De textura es como las tortas de anís, vamos que cuesta masticarlas, dulzón. Muchos ingredientes, seguro que elaborados pero no nos convenció esperábamos otra cosa, y el precio excesivo para un postre a nuestro entender.

Golfeado Caraqueño

Golfeado Caraqueño

En definitiva que si eres carnívoro este sitio te encantará. ¡Hay vacas hasta en los servicios!

 

Detalle del Servicio

Detalle del Servicio

Tarjeta

Tarjeta

Reverso Tarjeta

Reverso Tarjeta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *