Gorazde: Zona Segura

5

La Historia

La obra relata la guerra civil Bosnia a través del testimonio de los habitantes bosnios musulmanes de la ciudad de Gorazde, una de las ciudades más afectadas por la guerra y que fue sitiada por las fuerzas serbo bosnias hasta que Naciones Unidas logró establecer un corredor con Sarajevo, a través del cual suministraba a sus habitantes lo básico para sobrevivir. El autor, Joe Sacco, realizó cuatro visitas a la ciudad entre 1995 y 1996, desplazándose a través del citado corredor en los convoyes de Naciones Unidas como reportero invitado, y convivió con una familia bosnia de la ciudad mientras realizaba las distintas entrevistas que recoge en su obra. El periodo en que el autor estuvo en la ciudad se corresponde con la época posterior a los bombardeos de la OTAN contra las fuerzas serbo bosnias, que estaban aniquilando a la población bosnia musulmana, y justo antes de la negociación entre las distintas partes implicadas para lograr el fin de la guerra, que desencadenaron dichos bombardeos. En ese momento, los habitantes de Gorazde, musulmanes, no sabían si su ciudad iba a ser pieza de cambio en las negociaciones entre su gobierno y los servo bosnios, pues se habían quedado en territorio conquistado por estos últimos, que habían realizado una cruel limpieza étnica a su alrededor.

En su libro, Joe Sacco intercala el relato de sus vivencias en la ciudad y los testimonios recogidos de sus habitantes durante sus viajes a Gorazde, con la narración de los acontecimientos que desencadenaron el conflicto Yugoslavo y la posterior guerra civil en Bosnia, haciendo especial énfasis en la limpieza étnica que realizaron los servo bosnios de los musulmanes bosnios en los territorios conquistados. Ambas historias transcurren en paralelo, hasta que se encuentran al final del libro. El autor emplea como recurso para que el lector distinga las dos tramas el poner la narración pasada sobre fondo negro, mientras que sus vivencias en la ciudad en sus viajes “presentes” aparecen en fondo blanco.

2

3

El libro es una obra maestra de un género que yo llamaría cómic periodismo. El combinar periodismo de guerra con cómic es un recurso muy potente para transmitir la crudeza del conflicto desde diversos puntos de vista, que simplemente a través de un trabajo únicamente periodístico no sería posible. Una entrevista a un afectado por la guerra en televisión no consigue la misma carga dramática, ni consigue que el espectador sea tan consciente de lo que realmente ha pasado, como lo hace una secuencia de viñetas en las que, además de verse al entrevistado contar el testimonio, su narración se entremezcla con viñetas que narran de forma muy gráfica y expresiva la historia que se está contando, permitiendo al lector ser espectador visual de la misma.

7 9

El mensaje es transmitido de forma mucho más potente, además que el lector sigue texto con imágenes mostrando mucha más información que el que la propia palabra nos daría y obligando al propio lector a descubrir por sí mismo lo que está pasando. Como se indica en el siguiente enlace.

El cómic requiere del lector/espectador un proceso de lectura/visión simultáneo y este recorrido o itinerario a través de paisajes mixtos resulta un excelente ejercicio para desarrollar una mirada aguda y crítica sobre los “mundos” desplegados en la historieta. Cuando abordamos un cómic hacemos un doble trabajo de comprensión y elaboración: por un lado leemos el texto, y por otro también debemos interpretar y añadir a ese texto el mensaje que la secuencia de imágenes nos está transmitiendo. La historieta es un género narrativo producto de la hibridación, una especie de amalgama creativa del lenguaje escrito y el lenguaje visual. (…) Una de las dimensiones más interesantes de los cómics es que sirven para darnos cuenta de los valores que transmiten las diferentes sociedades y culturas, cuáles son los arquetipos que las representan, en otras palabras, construyen las variadas y posibles identidades de lo que somos, nos gustaría o no nos gustaría ser.”

La lectura de este cómic de Joe Sacco me ha servido, entre otras cosas, para ser consciente de lo afortunado que soy de no haber vivido una guerra. Y espero seguir teniendo esa suerte. Este libro no es una mera narración de los acontecimientos producidos en la guerra civil en Bosnia, ni una recopilación de testimonios de los habitantes afectados; es un auténtico manifiesto en contra de la guerra y su crueldad sin sentido. A través de los testimonios de los distintos habitantes se puede ir viendo las repercusiones psicológicas, sociales, económicas, etc. que ha tenido en ellos una guerra que ha destrozado sus vidas y que, aunque lleguen a salir con vida de ella, les habrá cambiado para siempre. Una guerra provocada por el afán de algunos líderes, como el serbio Milosevich de ganar cada vez más poder a costa de separar y enfrentar a los ciudadanos servios de Yugoslavia del resto: croatas, bosnios y eslovacos. Cómo algunos líderes fomentan el nacionalismo para ascender al gobierno, sin llegar a medir las consecuencias que el odio que están inculcando en la población puede llegar a tener. Enfrentan a vecinos, antes amigos, entre sí, a través de una serie de mentiras y lavado de cerebro, que repiten una y otra vez sin escrúpulos. Algo que se repite en la Historia una y otra vez y que parece que no aprendemos nunca.

8

1

Parece increíble que en la década de los 90 del siglo XX se produjera tal guerra civil, con la limpieza étnica que desencadenó, en el corazón de Europa y lo mucho que se tardó en reaccionar. Pero en 2015 estamos siendo espectadores de otro conflicto también bien cerca, el Ucraniano, que podría terminar así de mal si no se hace algo para impedirlo. Esto sin contar las innumerables guerras civiles y conflictos que han tenido lugar en los últimos veinte años en África por temas de raza o religión. Al final las ideas son el pretexto para que algunos lleguen a alcanzar un poder por el cual están dispuestos a hacer casi cualquier cosa.

En el libro se ve que una guerra no sólo tiene como consecuencias muerte y destrucción, también suponen un parón en la vida de las personas que la sufren, que ven de golpe truncadas todas las ilusiones que tenían, tienen que parar sus estudios, pierden seres queridos y las posesiones que habían ido adquiriendo en una vida de esfuerzo, tienen que huir de su tierra y sufren desarraigo, sufren traumas fuertes emocionales al ser espectadores de la muerte de algún ser querido, pierden toda visión de un futuro y una vida normal y tienen que dedicarse a luchar día a día, minuto a minuto, por lo más básico y elemental, que antes tenían asegurado sin problema, como puede ser unos gramos de harina y azúcar para poder comer. Por ejemplo, para poder adquirir los productos más básicos para comer, ahora tienen que arriesgar su vida en un camino de kilómetros a través de bosques nevados y plagados de minas y francotiradores.

Estilo y Método de Trabajo

Para realizar sus obras, Joe Sacco hace entrevistas y toma fotos en el terreno, en muchas ocasiones sin pase de prensa ni autoridad, lo que le obliga a vivir como uno más de los personajes que retrata. Ya en su casa, ordena el material y se pone a dibujar.

El cómic tiene una fuerza que no tiene ninguna otra forma de reportaje. Sus imágenes repetidas enfocan la realidad de manera más lenta, a veces silenciosa, a veces con bocadillos, y trabajan en la mente del lector que puede elegir su ritmo.

Llama la atención el detalle con el que están realizadas todas las viñetas. El autor ha realizado un trabajo inmenso en los dibujos, que contrastan con los dibujos esquemáticos de otros autores. Parecen fotos convertidas en dibujos.

10

El resultado es un gran realismo y a mí personalmente unos dibujos tan elaborados me llevaban a recrearme en cada viñeta, persiguiendo y admirando el detalle. Yo creo que el realismo de las viñetas ayuda a hacer todavía más real el relato que narra el autor a través de las entrevistas a sus protagonistas.

El autor emplea el fondo negro en su cómic para referirse a los eventos que ocurren en el pasado, fundamentalmente para contar los hechos que llevaron a la guerra civil en Bosnia, y el fondo blanco para referirse al momento “presente” de sus viajes a Gorazde en los que realiza las entrevistas a sus habitantes, protagonistas de la cruel guerra.

Joe Sacco suele dibujarse en sus propios cómics, dando al lector la señal de que lo que está contando en su libro es su interpretación de la historia a través de los relatos de sus personajes. Llama la atención que nunca se dibuja sus ojos, tras las gafas. El propio autor indica que “es una especia de señal hacia el lector para decirle que está viendo todo de él, pero no todo”.

El final queda inconcluso y como una especie de callejón sin salida. Se ha conseguido la paz, pero el precio ha sido muy alto, el estado Bosnio ha sido severamente mutilado y las condiciones de la paz, negociadas a través de extranjeros, no son lo suficientemente buenas como para no poder asegurar un nuevo conflicto en el futuro, ni hacen justicia a los que más han sufrido, los bosnios, en esta guerra.

Su Autor

Puedes leer una entrevista a Joe Sacco en el siguiente enlace.

IMG_2456

Joe-Sacco-para-Jot-Down-0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *