La Clave Secreta del Universo

A veces es difícil encontrar la manera más sencilla de interesar a nuestros hijos, sobrinos –o menudos en general- por ciertos temas, cuando están completamente rodeados de estímulos de todo tipo (como los juegos, los dibujos animados, las tabletas, y otras mil diversiones) y que requieren menos esfuerzo. En estos casos, el género de divulgación científica siempre ha sido una buena alternativa. Si además mezclamos el contenido científico con un argumento novelado escrito en el registro apropiado para la edad, tenemos una propuesta ganadora.
Exactamente este es el enfoque que nos presenta Lucy Hawking en su novela “La clave secreta del universo (La clave secreta del universo 1). Una maravillosa aventura por el cosmos”. Lucy nos lleva de paseo por las maravillas del sistema solar, el origen de la materia y de las estrellas e incluso nos descubre los fascinantes agujeros negros, uno de los temas de trabajo de su padre –el conocido físico Stephen Hawking-, todo ello de la mano del pequeño George y sus amigos.
George es un niño normal, hijo de padres ecologistas –algo raritos- preocupados por el calentamiento local y activistas contrarios a la ciencia y a la tecnología. La autora hace algunos guiños a los lectores adultos planteando las ridículas situaciones derivadas de ese activismo radical.
Accidentalmente George descubre el apasionante mundo del espacio exterior de la mano de unos misteriosos vecinos a los que conoce por accidente.
A partir de aquí se despliega una historia trepidante: aparecen científicos interesados en el progreso de la humanidad, y también otros científicos que quieren usar la ciencia en su propio provecho. También algunos compañeros de George toman partido por los malos. La acción es muy fluida y el libro no se hace aburrido ni un instante.
A parte de lo bien que presenta los contenidos científicos, me ha encantado que el libro propone unos valores estupendos. Los malos no perecen en situaciones terribles. Simplemente se conforman con no salirse con la suya. Los ecologistas y los científicos llegan a una solución de compromiso: es posible ser a la vez ecologista y beneficiarse de los avances de la técnica.
Finalmente George no es un niño freak, ni un adulto pequeñito ni un niño incomprendido. George es un niño normal con un papá y una mamá que le quieren –como la mayor parte de los niños- y que en esta ocasión corre una aventura extraordinaria.
Me parece una muy buena opción para un regalo.
Aquí dejo el acceso al libro en el servicio de biblioteca electrónico de la Comunidad de Madrid:
http://madrid.ebiblio.es/la-clave-secreta-del-universo-la-clave-secreta-del-universo-1-una-maravillosa-aventura-por-el-cosmos-/9788484417903/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *