Miki

Este restaurante es la aventura emprendedora en solitario de Miki, uno de los antiguos cocineros de Miyama. Desde que se entra por la puerta, hasta que termina uno la visita y da las gracias al cocinero, puede notarse la ilusión y energías puestas por el propietario en su nuevo negocio.

Al entrar al restaurante, lo primero que llama la atención es la barra típica de un restaurante japonés, al lado de la que se pasa para entrar en la sala. En la barra está Miki, trabajando. Otra de las cosas llamativas del local es el espejo, que ocupa uno de los frontales enteros del local y que le hace el doble de espacioso, al tiempo que genera un efecto óptico bastante agradable; la barra se ve desde la sala reflejada y al cocinero trabajando en ella. El cocinero y su lugar de trabajo está omnipresente en el local, dándole el protagonismo que se merece.

 

La Sala (con barra reflejada a través del espejo)

La Sala (con barra reflejada a través del espejo)

El local está fínamente decorado, siguiendo las líneas de la decoración Zen, típica de los restaurantes japoneses. Blanco, wengué, beige. Madera, cristal y piedra. Líneas rectas, sencillez, sobriedad y elegancia. Me gustaron las sillas de madera color wengué con tapicería de piel blanca, el azulejo beigue ondulado imitando arenisca, la iluminación minimalista compuesta por halógenos en los lados del techo y bombillas vintage Edison en el resto y el techo decorado con tablas wengué colgantes. Las paredes, sin cuadros, que ni falta hacían y habrían en parte roto la estética minimalista y Zen del lugar.

Los servicios también son dignos de mención. Por sus puertas de madera y por la sorpresa que te encuentras al entrar y ver unas bonitas plantas artificiales, imitando ramas de cerezos y almendros, en maceta de barro con piedras blancas. El refinamiento de la decoración y el buen gusto se nota hasta en los lugares menos esperados.

 

Los Servicios (detalle de decoración) (1)

Los Servicios (detalle de decoración) (1)

Los Servicios (detalle de decoración) (2)

Los Servicios (detalle de decoración) (2)

Una vez sentados en la mesa, destaca también la simpatía del camarero y su atención. Nos recomendó como plato fuera de carta una tempura de sardinillas con hoja shiso y salsa de ciruelas estupenda y nos ayudó a elegir las cantidades adecuadas, haciéndonos alguna acertada corrección a lo que habíamos elegido inicialmente. Además, cuando nos traía los platos entablaba un diálogo con nosotros explicándonos cada cosa y al retirar el plato nos preguntaba qué tal. Nos invitaron al final al té. Nuevamente, prueba de la ilusión y ganas puestas al empezar un nuevo negocio y la implicación y esfuerzo del poco personal en la sala para sacar adelante un sueño.

El servicio en la mesa, detallista como todos los japoneses.

Detalle del Servicio

Detalle del Servicio

 

Detalle del Servicio (2)

Detalle del Servicio (2)

 

Otro detalle interesante. De las pocas mesas con público que había a la hora que llegamos, todas estaban compuestas por comensales japoneses. Cuando uno entra en un japonés y lo que ve son japoneses comiendo, le da buenas vibraciones.

Nuestro querido lector empezará a impacientarse ante tanta descripción del local y los detalles y seguro que ya habrá hecho buen apetito, así que pasemos a lo esencial en un restaurante, la comida. La carta no es extensa, pero más que suficiente. Incluye algunos entrantes y ensaladas, tempuras, platos de plancha, niguiris, sashimi, makis.

Como entrante, te ofrecen una ensalada de alga goma con huevas de trucha y semillas de sésamo. Estaba rica. El alga goma wakame es de las más conocidas y utilizadas (ver tipos más frecuentes de algas). Las algas tienen gran contenido en yodo y fibra y son un importante aporte de vitaminas, minerales y aminoácidos (más detalle sobre nutrientes de las algas) . Algo que los europeos no comemos apenas y que, incluso, nos infunde respeto, pero que debería ser parte de nuestra dieta saludable. En el siguiente enlace puedes ver la receta típica de la ensalada de algas wakame.

Ensalada de Alga Goma con Huevas de Trucha

Ensalada de Alga Goma con Huevas de Trucha

 

En cuanto a los platos que pedimos nosotros, y que pasamos a describir a continuación, escogimos:

  • Tartar de salmón con aguacate y salsa de wasabi.
  • Sashimi de tres clases: salmón, atún y pargo.
  • Tempura de sardinillas envueltas en hoja shiso y con salsa de ciruelas.
  • Niguiris de lubina, chicharro, vieira y anguila.
  • Té verde de postre.

El tartar de salmón estaba bueno. Muy suave en cuanto a sabores y buen corte del salmón. No nos llamó especialmente la atención, habiendo probado algunos mejores, pero desde luego que descontentos no quedamos. Quizás, la salsa nos pareció un poco suave y falta de “rock & roll”, como decía determinado cocinero en la tele, pero hay que reconocer que el plato seguía la receta típica. La raja de limón quizás sobraba, aunque le aportaba un toque de frescor al plato. El eneldo queda genial con el salmón, no sobraba, y la textura de aguacate también queda muy bien con este pescado, aportándole suavidad y cremosidad. La salsa de wasabi se realiza con nata líquida de cocinar, wasabi y un poco de salsa de soja. En el siguiente enlace puedes ver la receta completa del tartar de salmón con salsa de wasabi.

Tartar de Salmón con Aguacate y Salsa de Wasabi

Tartar de Salmón con Aguacate y Salsa de Wasabi

Posteriormente pedimos sashimi de tres clases: atún, salmón y lubina. Para el lector que no conoce de la comida japonesa, indicar que el sashimi es un plato que consiste en lonchas de pescado crudo, cortadas finamente, aunque no tanto como el carpaccio y que se suele servir acompañado de salsa de soja, wasabi y jengibre. Estos dos últimos ingredientes se mezclan con la salsa de soja, al gusto, y se mojan las lonchas de pescado en la salsa. El sashimi se distingue del sushi en que no lleva arroz. Personalmente prefiero el sushi, más que nada porque aunque me gusta la comida japonesa, me da cierto respeto el pescado crudo (quizás un contrasentido) y el pescado crudo del sushi, mezclado con arroz y la salsa de soja me parece un plato “más cocinado”. No obstante, indicar para el que esté en mi situación, que si se pide sashimi, mejor optar por los pescados blancos y mojar bien el pescado en la salsa, para así macerarlo un poco antes de comerlo, quitándole el sabor a crudo. Realmente, con la normativa española de que todos los platos de pescado crudo deben estar congelados, para quitarles los posibles anisakis al pescado, lo que comemos no deja de haber estado en cierta medida cocinado (cocinado mediante congelación, pero no deja de ser otro tipo de cocción). Indicar que la calidad del pescado era estupenda, el corte bien limpio y el atún no me supo a mercurio, como me sabe el atún en otros sitios, al ser un pez en un nivel muy alto de la cadena trófica. El salmón es siempre la mejor elección para el que le tiene cierto respeto al pescado crudo, por su suave sabor, y que casi todos hemos probado el salmón ahumado y el salmón en crudo se parece mucho. El Pargo es pescado blanco y no lo había probado nunca, pero también me gustó.

Sashimi de tres clases: Atún, Salmón y Pargo (presentación)

Sashimi de tres clases: Atún, Salmón y Pargo (presentación)

 

Sashimi de tres clases: Atún, Salmón y Pargo

Sashimi de tres clases: Atún, Salmón y Pargo

La tempura de sardinitas con hoja de shiso y salsa de ciruelas estaba estupenda. Fue recomendación fuera de carta del camarero y la verdad es que nos pareció un plato muy original y nos gustó su sabor. Consiste en una sardinita sin espina, envuelta en una hoja de shiso y mojada en salsa de ciruela que se reboza en tempura y se fríe. La tempura era super fina y la salsa de ciruelas y la hoja de shiso le daban elegancia y un fino y sutil sabor al plato. La salsa de ciruela le daba un toque de canela al bocado. El plato se servía con sal maldon y limón. El camarero nos explicó que podíamos echarle el limón (unas gotitas, que en exceso estropea el sabor del plato) y mojar las piezas en la sal. Buena combinación. Para los que no sepan lo que es el shiso, indicar que es una especie de hierba o “mala hierba”, del estilo a la menta y la hierbabuena, que se usa mucho en Japón (ver este enlace para más detalle).

Tempura de Sardinillas con hoja de Shiso y salsa de Ciruelas

Tempura de Sardinillas con hoja de Shiso y salsa de Ciruelas

Finalizamos con cuatro niguiris: lubina, vieira, chicharro y anguila. Para los que no sepan lo que es un niguiri, es una fina loncha de pescado sobre una bola de arroz. El arroz, una vez cocido, se condimenta con azúcar y vinagre de arroz (en algunos sitios le echan un poco de sake). Se sirve con salsa de soja, jengibre y wasabi. El chicharro me gustó por lo original, al estar macerado en vinagre (como los boquerones en vinagre), aunque estaba un pelín salado casi no se notaba. La vieira cruda tiene un sabor muy suave y parececido a la vieira cocinada. La lubina, estaba estupenda. Todo el pescado de muy buena calidad. En el niguiri de anguila, la anguila está cocinada (o al menos flambeada) y se sirve con una salsa de miel y soja por encima, dándole un sabor ligeramente agridulce. Nos encanta la anguila, pero en pocos sitios la preparan adecuadamente. Cuando un niguiri de anguila es de buena calidad se nota por la ausencia de las pequeñas espinas, como pelillos, en la anguila, y si no se quitan bien, le dan al bocado una cierta textura menos agradable. En este caso, el niguiri de anguila era estupendo y casi no tenía ninguna espina.

Niguiris de Vieira, Chicharro y Lubina

Niguiris de Vieira, Chicharro y Lubina

 

Niguiris de Vieira y Chicharro

Niguiris de Vieira y Chicharro

Niguiris de Chicharro y Lubina

Niguiris de Chicharro y Lubina

 

Niguiri de Anguila

Niguiri de Anguila

 

Finalizamos con un té verde, al que tuvieron el gran detalle de invitarnos. El té era el que se sirve en el Miyama, una mezcla entre té verde Sencha y té Genmaicha, en proporciones adecuadas, como nos explicó el camarero al preguntarle, para que el sabor tostado del arroz que tiene el té Genmaicha no fuera demasiado fuerte, dejando un resabor sutil, pero sin pasarse. Y es que el té Genmaicha con mucho arroz tostado a mí personalmente me sabe a rayos. Sin embargo, la mezcla que nos sirvieron estaba estupendamente ejecutada y sin amargar, cosa que en algunos sitios te sirven un té tan amargo que te borra toda la buena experiencia anterior que pudieras haber tenido con el resto de la comida.

Cuencos de Té

Cuencos de Té

El Té (mezcla de Sencha y Genmaicha)

El Té (mezcla de Sencha y Genmaicha)

En resumen, sitio muy recomendable que nos gustó. Buena calidad, refinado, detalles muy cuidados, amabilidad e ilusión por sacar adelante el nuevo negocio. Y es que no sólo se come con la boca y hay muchos factores que también cuentan. Un pequeño rincón en Madrid que nos acerca a la cultura japonesa.

 

Restaurante japonés. Barrio de Salamanca. Calle del Duque de Sevilla 4. Madrid. +34 910 83 69 63

One thought on “Miki

  1. Bonitas fotos. La comida tiene una pinta estupenda!!! Serian perfectas para un menú fotográfico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *