Cañadío

Cañadío Cuadros (2)

Cañadío Cuadros (2)

Vamos a tener que incluir en nuestro blog un apartado denominado “Sitios en los que si nos perdemos o desaparecemos nos podréis buscar” y en esta nueva sección se incorporaría de forma inmediata la cocina cántabra de Cañadio con la seña de identidad de Paco Quirós.
No sé porqué hemos tardado tanto en reservar en este fantástico restaurante, que lleva abierto desde el 2011 en Madrid, sobre el que habíamos leído y oído mucho y bueno. Acudimos por tanto con las expectativas muy altas y la experiencia estuvo a la altura, a la altura del cielo para ser exactos!!.
En Cañadio se maneja una carta de producto clásico (merluzas, buñuelos, guisos, carrilleras..) cocinado de forma tradicional a gran nivel. Puedes elegir hasta cuatro formas diferentes de disfrute de su cocina: barra (hay algunas mesas altas), sala informal de mesas bajas (ambas en la planta inferior), comedor en la planta superior. Y terraza a pie de calle en Conde de Peñalver que si eres de terracismo madrileño de asfalto y coche aparcado al lado te gustará y en caso contrario huirás de ella hacia el interior del local por muy buen tiempo que te anuncie AccuWeather…

Cañadío Cuadros (1)

Cañadío Cuadros (1)

Nosotros elegimos la sala informal que permite elegir tanto de la carta del comedor como de la carta informal. Todos los espacios del local estaban como diría el dúo sacapuntas “abarrotaos” y eso que estábamos en plena Semana Santa. Por lo que nos han comentado la barra suele estar aún mucho más llena de público aún :-0
Nuestra mesa estaba situada justo al lado de la cocina, separados por una mampara de cristal. O al menos de una de ellas porque nos dió la impresión de que algunos de los platos que nos trajeron no salían desde allí, pero tampoco podríamos asegurarlo. Las mesas en este espacio están bastante juntas unas de otras lo que hace que la intimidad de las conversaciones sencillamente no exista.

Cañadío La Sala

Cañadío La Sala

Tienen opción de raciones completas o medias, que es algo que afortunadamente cada vez vemos en más sitios y que a nosotros nos agrada mucho porque nos permite probar más cosas y no terminar la comida pareciendo “el sombrero de El Principito”.
Nuestra comanda consistió en:

  • Aperitivo de la casa consistente en una crema tibia de calabaza y buñuelos de bacalao – Muy buen comienzo preludio de todo lo bueno que vino después. Los buñuelos de bacalao estaban estupendos.
Aperitivo Crema Tibia Calabaza Buñuelo Bacalao

Aperitivo Crema Tibia Calabaza Buñuelo Bacalao

  • Media Rabas y media de croquetas de chorizo – Qué difícil es encontrar unos calamares o rabas bien rebozados o fritos en Madrid, a cada uno nos gustan como los hacemos en casa. El resto normalmente los consideramos o muy secos o muy grasos, o poco esponjosos. A mi estas rabas me pareció que estaban en su justo punto de rebozado, quizá a mí me gustan más tiernas, quizá fue lo más flojo de nuestra comida. Con respecto a las croquetas de chorizo las pedimos por pura curiosidad y porque habíamos leído que estaban buenas. Llamaba la atención la sutileza del sabor. La croqueta estaba cremosa no, lo siguiente, y el sabor a chorizo era suave, sin saturar o que quedaran fuertes o contundentes, el punto perfecto.
Rabas Calamar y Croquetas Chorizo

Rabas Calamar y Croquetas Chorizo

  • Media almejas de Pedreña a la sartén – También tenían opción de pedirlas en salsa pero optamos por la versión más natural y fue todo un acierto. El “bicho” de buen tamaño y el sabor estupendo. La salsa estupenda, para mojar el pan y acabarse una hogaza entera.
Almejas de Pedreña a la Sartén

Almejas de Pedreña a la Sartén

  • Corvina con pisto y chopitos (plato fuera de carta) – También llevaba una salsa de alioli de un sabor muy muy suave. Pescado tierno y con muy buen sabor y buen género. Se acompañaba de unos chipirones y un ratatouille de verduras que como acompañamiento quedaban perfectos y le daba al plato el toque extra sano.
Corvina con Pisto y Chopitos

Corvina con Pisto y Chopitos

  • Manitas de cerdo rellenas de cigalas – Si hay manitas en una carta no puedo evitar plantearme pedirlas me pasa igual que con el steak tartar (que por cierto también está en la carta de Cañadio y que amenazo con pedir en próximas ocasiones). Soy la parte carnívora de Yanzoo, la otra parte es más de mar que montaña. Asi que intentamos buscar en las comandas cierto equilibrio en gustos. Y claro es que estas manitas llevaban dentro mar 😉 asi que ¡eran al gusto de los dos! Cuando el camarero nos las presentó nos dijo “aquí el mejor plato de nuestra carta” no sé si lo dijo en serio o broma, pero junto con las almejas fueron los grandes triunfadores de la tarde (salvando el postre que viene a continuación). Se acompañaban de puré de patata y unas setas confitadas muy ricas.
Manitas de Cerdo Rellenas de Cigalas

Manitas de Cerdo Rellenas de Cigalas

  • Tarta de queso – También la incluimos en la comanda por pura curiosidad, está claro que el marketing con este postre y el boca a boca ha funcionado, porque si no quieres quedarte sin ella la tienes que reservar cuando te toman nota de la comanda, ya que las raciones ¡¡vuelan!!. Nosotros siguiendo las recomendaciones leídas la pedimos y esto va a ser como “los peces en el rio” la piden, la piden y la vuelven a pedir. Queda incluía en nuestro ranking de postres a los que hay que dejar hueco. Tiene mérito que diga esto porque yo los postres me los saltaría habitualmente y sin ningún pesar. Esta tarta está cremosa, de hecho parte del interior es crema pura, y el sabor es estupendo y sin llegar a empalagar.
Tarta de Queso

Tarta de Queso

Voy a hacer una mención especial a algo de lo que no solemos hablar en nuestros post (salvo contadísimas excepciones) y que fue el broche final a una estupenda comida. Algo tan simple como pedir un té. Muchas veces se nota la falta de conocimiento del personal de sala en cuanto a los tipos de tés. En este caso, nos trajeron una caja de madera con distintos tipos de tés, a elegir por el comensal. Perfecta presentación. Además, al pedir té con leche, te dan una jarrita de leche aparte y así te sirves la cantidad que quieras, según tu gusto. Todo esto son detalles, pero que aportan valor y demuestran el interés y trabajo que hay detrás.

Le voy a poner un único pero a nuestra experiencia en Cañadio, del que dicho sea de paso me acabo de dar cuenta al repasar el ticket de la comida, y es que nos cobraron una copa de vino no disfrutada, culpa compartida por la mala costumbre que tenemos de no revisar los tickets.
Resumiendo nuestra experiencia puedo decir que fuimos muy obedientes a las indicaciones que nos daba el camarero (por cierto majísimo) cada vez que nos acercaba un plato a la mesa “disfruten del plato” nos decía, y vaya si lo hicimos, ¡¡a tope!!.

Nos declaramos fans de la cocina de Paco Quirós y como nos chivan por el pinganillo que tiene otros dos locales en Madrid “La Maruca” y “La Bien Aparecida” los anotamos en nuestra lista de pendientes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *