Umiko

No solemos ser exploradores aguerridos con las nuevas aperturas capitalinas. Nos gusta más experimentar con dinero ajeno ;-), es decir que otros usuarios con un bolsillo más potente o con más criterio culinario que nosotros, hagan de avanzadilla y ya si eso luego vamos nosotros “a tiro hecho”.

Con UMIKO hicimos una excepción que se basó en casualidades ya que un mes antes de su apertura descubrí su página de Facebook de una forma totalmente accidental y la intuición me dijo que ese sitio podía merecer la pena.

Vi fotos de la vajilla que habían encargado (que es alucinante y ya le hemos encargado al artesano unas piezas (ver Arte Hoy)). Fotos de cómo elegían sus chaquetillas de trabajo, fotos de las vitolas. Y me iba dando la sensación de que estaban poniendo mucho mimo en los detalles. Y no sé si con criterio o no pero deduje que si en estas pequeñas cosas ponían tanto cuidado al elegirlas, la comida que es lo importante de un restaurante debía estar más que repensada y a prueba de fallos.

Así que un par de semanas después su apertura y con no mucha información sobre las posibilidades de la carta y el producto que nos íbamos a encontrar, nos dirigimos un sábado a mediodía a probar este restaurante japonés.

La impresión que da el local al entrar es de amplitud, hay un comedor principal presidido por una barra, y enfrente y a un lado de la misma hay mesas. También hay y otra zona de mesas un poco más alejada de la barra presidida por una pintura en la pared de una sirena (con cara de pocos amigos) y que sostiene unos palillos y un cuenco. Y una última zona con varias mesas más grandes algo apartadas del resto.

Esta sirena es la que da nombre al restaurante, ella es Umiko “la hija del mar” que tiene motivos para estar enfadada…  “ Dice su leyenda que su madre Amara, a la que le encantaba la luz del sol, quiso que su hija pudiera disfrutarla y la dejó en la superficie terrestre. Donde fue recogida por un matrimonio que hacía velas. Pasaron los años y fue Umiko la que se encargó de realizar esas velas que sus padres adoptivos vendían. Un comerciante insistió en conocer a la autora y al verla pensó que sería una inversión muy rentable comprar a la sirena e ir mostrándola por el mundo. Los padres al principio se negaron pero ya se sabe que poderoso caballero es don dinero y al final aceptaron una cuantiosa suma.

El comerciante se la llevó en una jaula y apareció en la tienda de velas una mujer vestida de blanco (era Amara) que compró una vela hecha por Umiko que depositó en un templo, justo entonces empezó una tempestad que borró a ese pueblo y a sus habitantes del mapa, menos a Umiko que fue rescatada por su madre”.

Dejando atrás las leyendas paganas y volviendo al local de la Umiko del siglo XXI, se podría decir que es de una mezcla de estilos “Zen-graffitero” a mi me convenció la decoración. Y además es que se nota que está todo recién puesto, nuevo.

Con respecto al servicio, en nuestro turno nos atendieron dos camareras con ganas de agradar y de hacer las cosas bien pero que aún andan un poco descentradas, a pesar de haber sólo 3 mesas comiendo y de pocas personas, pedir la cuenta fue un ejercicio de paciencia y eso de que se lleven el agua para servírtela pues muy bien pero si y solo si vas a estar atenta o al menos cerca para que te la pida, porque si no la cosa no funciona, no bebes agua y la botella la pagas igual…

Algunos platos nos los explicaron con más acierto que otros y a algunas preguntas que hicimos no sé si no entendimos las respuestas o realmente no tenían muy claro lo que nos estaban diciendo… son pequeños detalles, ojo que en general la sensación que nos llevamos fue buena, y ya sabíamos que estaban en rodaje.

La Barra

La Barra

La Sala (1)

La Sala (1)

La Sala (2)

La Sala (2)

La Sala (3)

La Sala (3)

La Sala (4)

La Sala (4)

Aseos

Aseos

La Carta

La Carta

Entrante (1)

Entrante (1)

Entrante (2)

Entrante (2)

Yendo a lo importante que es la comida, he de decir que cuando lees la carta todo suena muy apetecible, y que fueron muy flexibles a la hora de diseñar nuestro menú acorde con lo que nos apetecía, cosa que agradecimos y mucho.

Nuestra elección consistió en:

  • Sopa de Miso – Hacía un frio fuera de espanto y aunque dentro del local la temperatura era estupenda (salvo cuando se abría la puerta que afortunadamente fue pocas veces) necesitábamos algo para poner el cuerpo a tono. Acierto total, sabor potente y aunque no estaba tan caliente como a mi me hubiera gustado, más bien era templada (quizá esa sea la temperatura correcta en que hay que servirla), nos supo estupendamente, llevaba huevo de cordoniz, algunas algas y setas enoki.
Sopa de Miso (1)

Sopa de Miso (1)

Sopa de Miso (2)

Sopa de Miso (2)

  • Mejillones takara ume – No me llegaron a convencer del todo, la talla del mejillón muy pequeña y la salsita de sake y ciruela pues bien, por probarlos que no quede pero tampoco me entusiasmaron.
Mejillones Takara Ume (1)

Mejillones Takara Ume (1)

Mejillones Takara Ume (2)

Mejillones Takara Ume (2)

  • ½ Usuzukuri de Marmitako con patata violeta – Somos reacios a pedir Usuzukuris porque como dice mi acompañante “se quedan entre los dientes” ;-). Claro depende de cómo se haga el corte puedes tomarlo y ni enterarte… No es el caso nos enteramos del sabor. Correcto.
Usuzukuri Marmitako Patatas Violeta (2)

Usuzukuri Marmitako Patatas Violeta (2)

Usuzukuri Marmitako Patatas Violeta (1)

Usuzukuri Marmitako Patatas Violeta (1)

½ Tartar salmón, eneldo y nata – Lo del tartar de salmón es un clásico en nuestras comandas, somos un poco cansinos… el sabor era agradable pero no recordable, ni bien ni mal ni sí ni no. Quizá es que a este tipo de tartar tampoco se le puede pedir mucho más, no sé…

Tartar Salmón Eneldo y Nata (1)

Tartar Salmón Eneldo y Nata (1)

Tartar Salmón Eneldo y Nata (2)

Tartar Salmón Eneldo y Nata (2)

  • Niguiri de salmonete – Venía adornado con una espinita que he leído en otras opiniones que ¡¡se come!!! Pero ¿¿por qué no avisan?? Que la gente poco ilustrada como nosotros ahí la dejamos, además que yo con las espinas no me llevo muy bien… el sabor del pescado bueno, era la primera vez que lo probábamos y nos gustó.
Niguiri de Salmonete (1)

Niguiri de Salmonete (1)

Niguiri de Salmonete (2)

Niguiri de Salmonete (2)

  • Niguiri de ankimo (Foie de rape y melón) – Claramente pinchamos al pedirlo, el ankimo nos encanta pero el niguiri ni sabe a ankimo (al menos el sabor que yo recuerdo y me gusta) y el equilibrio del niguiri deja muuuuuucho que desear… según le hacíamos foto uno de los trozos de melón decidió precipitarse al vacio del plato, sin tan siquiera haberlo tocado. Cuando los tocamos ya fue la fiesta. Ni por sabor ni por estructura, a este niguiri le tienen que dar una vuelta completa.

 

 

Niguiri de Ankimo (2)

Niguiri de Ankimo (2)

Niguiri de Ankimo (1)

Niguiri de Ankimo (1)

  • Karubi al aroma de Hibiki – Esto SI fue un acierto, tuvimos que preguntar qué era antes de pedirlo y la explicación nos sonó tan bien que no lo dudamos. Fue junto con el postre lo mejorcito de la comida. Te traen una pequeña parrilla a la mesa que huele estupendamente y nosotros, a pesar de lo que he leído en otras opiniones, no nos llevamos el olor puesto en la ropa, o teníamos ese día la pituitaria estropeada. La carne que creo es de ternera estaba muy jugosa, se cogía con palillos estupendamente y se deshacía en la boca. Lo comimos con gusto y ganas.
Karubi al aroma de Hibiki (1)

Karubi al aroma de Hibiki (1)

Karubi al aroma de Hibiki (2)

Karubi al aroma de Hibiki (2)

Ensalada con el Karubi

Ensalada con el Karubi

Karubi al aroma de Hibiki (3)

Karubi al aroma de Hibiki (3)

 

Detalle de la Cerámica

Detalle de la Cerámica

  • Mochis de fresa y chocolate – Yo no recordaba haber tomado mochis nunca, o al menos si los he comido no estaban ni de lejos tan buenos como estos. A pesar de que son contundentes y de que yo no suelo ser “postrera” me hubiera comido otro tan a gusto. ¿Dónde venden esto por Dios que quiero comerme uno todos los días?

 

Finalizamos con dos tes uno de canela y otro de frutos rojos, de bolsita.

Mochi de Fresa y Chocolate (1)

Mochi de Fresa y Chocolate (1)

Mochi de Chocolate (2)

Mochi de Chocolate (2)

Mochi de Fresa (3)

Mochi de Fresa (3)

Té de Frutos Rojos

Té de Frutos Rojos

Detalle del Vaso de Té (1)

Detalle del Vaso de Té (1)

Detalle del Vaso de Té (2)

Detalle del Vaso de Té (2)

Entre que nos gusta mucho la comida japonesa y que el ticket medio de este restaurante nos parece aceptable, volveremos a probar más cosas y a tomar mochis, al próximo que me diga que en los japoneses no se debe pedir postre lo mando a Murcia como cerca….

[schema type=”organization” orgtype=”Organization” url=”http://www.umiko.es” name=”Restaurante Umiko” description=”Restaurante de cocina japonesa fusión. Platos tradicionales con un toque novedoso, añadiendo a los platos japoneses toques de cocina española.” street=”c/ Calle los Madrazo, 18″ city=”Madrid” state=”Madrid” postalcode=”28014″ country=”ES” phone=”914 93 87 06″ ]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *