Sin Noticias de Gurb

sin-noticias-de-gurb 

Decir que Eduardo Mendoza escribe estupendamente es como decir que el cielo es azul, algo que todos podrán ver si miran al cielo o si leen un libro de este escritor.

Mi sorpresa con este libro ha sido su capacidad para crear un relato sencillo, de fácil lectura, satírico y absurdo. Nada que ver con otras novelas suyas que he tenido la oportunidad de leer como “Riña de gatos” y que digamos son literatura “seria” o más académica.

Ahí reside la genialidad de la escritura, ser capaz de expresarse en muchos registros es algo reservado a muy poco elegidos.

Sin noticias de Gurb es una novela de ciencia ficción porque sus protagonistas son dos extraterrestres que aterrizan en la Barcelona pre-olimpíca.  Es una especie de diario de a bordo o cuaderno de bitácora espacial, en el que se van apuntando las particularidades de la jornada.

Por motivos que no se llegan a aclarar en el libro el diario comienza en el día 9 y como curiosidad de los dos extraterrestres , uno de ellos el que escribe el diario jamás llegaremos a saber su nombre.  El otro el que da título al libro es el extraterrestre de menor graduación de la nave y el que baja a hacer la toma de contacto con “la fauna autóctona”, con la apariencia de Marta Sánchez. Dado que estos extraterrestes son acorpóreos “intelecto puro” tienen la cualidad de adoptar el aspecto que les plazca.

Gurb o Marta Sanchez se comunica con la nave una sola vez y a partir de ahí se pierde su pista. Su jefe (de nombre anónimo) decide ir en su búsqueda adoptando la forma del Conde Duque de Olivares….

Todos los esfuerzos del jefe de Gurb van encaminados a no llamar la atención entre “la fauna autóctona” pero que se te salgan los ojos de las cuencas porque se te olvide inspirar y expirar aire. Que decidas adoptar las formas de Gary Cooper, Julio Romero de Torres, Pio XII,  Luciano Pavarotti (en su versión de color), Manuel Vázquez Moltalban, Gandhi y un largo etc o que alguien te encuentre subido al techo sin escalera de por medio, no ayuda mucho la verdad.

El extraterrestre con sus diferentes formas humanas se va encontrando con situaciones totalmente novedosas para él y que asume con total naturalidad y inocencia. No hay críticas directas al género humano, simplemente hay adaptación a sus costumbres. Realmente el jefe de Gurb en la tierra es como un elefante en una cacharrería.

Podría deducirse que lo que Mendoza hace con este relato es una denuncia del absurdo de nuestras costumbres urbanitas (de ahora o de hace 20 años), donde prima el consumo  excesivo y donde hay una aparente actividad frenética de tráfico, prisas, obras…

Cualquier situación es posible dentro de este relato, como conocer a un chino que “de pequeño emigró a San Francisco pero se equivocó de Barco y llegó a Barcelona. Y los domingos cuando descansa sale a buscar el Golden Gate (en vano)”. (Nótese que el relato es de antes de 1992, entonces los chinos debían cerrar los domingos.. en 2015 no podría buscar el Golden Gate nunca…)

Recomiendo a todos lo que quieran pasar un rato divertido que se acerquen a este libro y lo disfruten. Es aire fresco en este mundo tan recto y cargado de convencionalismos y obligaciones. Por muy serio que seas te provocará risa y/o sonrisa y te hará pasar un rato muy agradable. ¡ójala hubiera muchos alienígenas de este estilo en la tierra!.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *