Tandem

 

Exterior del Local (1)

Exterior del Local (1)

Que me encanta el Barrio de las Letras sería quedarse corto, supongo que como casi todos, lo descubrí  yendo de bares por Huertas. Por entonces para mí era ese barrio donde iba los fines de semana a disfrutar con los amigos, como único dato pintoresco reseñable en mi cabeza sólo estaba que  había citas de escritores famosos por la calzada.

Muchos años después ví paseando por encima de esas citas a Vargas Llosa. Esto de encontrarse en la calle con un premio Nobel  se lo pienso contar a todo aquel que me quiera escuchar “ví en el Barrio de Las letras a un Nobel de las letras.. “ se nota que tengo poco mundo y estas cosas me hacen ilusión.

Poco a poco fui levantando la cabeza desde las frases del suelo a las fachadas de los edificios y descubrí la enorme diferencia con las que podía encontrar por mi barrio. La diferencia entre la arquitectura que puedes encontrar en el centro de Madrid y la de los barrios construidos en los 70 y 80 es digamos brutal.

Yo no sé si siempre ha sido un barrio con encanto pero ahora para mi gusto lo es, y más gente debe pensar como yo puesto que no paran de abrir locales de todo tipo en la zona.  Entre ellos Tandem que como todo el mundo sabe es familia de Triciclo (ya comentado en este blog, ver link) con el que comparte calle, dueños, estilo de comida y decoración.

El local desde la fachada se podría definir como de estética “rural” o de campiña italiana. Nada más entrar una pequeña barra a la derecha y mesas a la izquierda. Mucha madera  por todas partes, algún espejo, algunas plantas. Tras este espacio hay otra estancia en la que se ubican algunas mesas más, que están junto  al lado de un patio interior en el que han aprovechado para poner una mesa en plan escaparate  Si sigues a la izquierda del decorado te encuentras la cocina y al fondo a la derecha (la indicación típica) está el único baño.

Las sillas no destacan por ser cómodas ni las mesas por tener separación entre unas y otras ni por la amplitud por comensal. En esencia que es bonito pero menos funcional y poco cómodo.

A nosotros nos pusieron en la mesa más cercana a la barra en la que sólo había sentada una pareja, si hubiera habido más gente en barra, esa ubicación hubiera sido bastante incómoda…  íbamos con reserva hecha a través de su web y cuando llegamos había sólo una mesa ocupada pero nos asignaron esa, sin dar más opciones. Como no conocíamos el local no preguntamos si había algo alternativo no siendo que fuéramos a elegir peor, pero en todo caso siempre me da cierta rabia cuando llego a un sitio y no me ofrecen alternativas al sentarme cuando está con baja ocupación.

Dado que hay muy pocos sitios en los que te dejen hacen reserva eligiendo mesa , siempre me he preguntado cómo van acoplando a la gente. Te ven la cara y dicen “uff me recuerda a mi suegra, la mesa chunga para ella” o “anda mira se parece un montón a mi mejor amiga del cole, vamos a darle la king-size…” misterios de la hostelería…

Detalle Interior Local (1)

Detalle Interior Local (1)

Detalle Interior Local (2)

Detalle Interior Local (2)

Detalle del Interior del Local (3)

Detalle del Interior del Local (3)

Detalle de la Presentación de la Mesa

Detalle de la Presentación de la Mesa

Nada más sentarte te “cantan” los fuera de carta que eran unos 5 o 6 platos. A mi siempre me pasa igual, escucho con atención e incluso pienso “mmm ese me gusta” pero después de un rato ya se me ha olvidado qué era eso que me había parecido apetecible. Tenerlo escrito en un papel aunque sea a mano y que el cliente se pudiera quedar ¿sería factible? Además de que como bien sabemos los fuera de carta son de precio desconocido, lo que siempre es un riesgo para la factura final.

Nuestra comanda consistió en:

  • ½ ración de tiradito de corvina – No puedo evitar pedir tiraditos o ceviche cuando lo veo en las cartas, me encanta “lo crudo” pero luego mi mente sin yo quererlo lo compara con los probados en Nikkei o Kena y al final siempre pienso que tenía que haber probado otro plato. Ojo no está malo pero es que las comparaciones son odiosas…
Tiradito Corvina (1)

Tiradito Corvina (1)

Tiradito Corvina (2)

Tiradito Corvina (2)

  • ½ Canelones de Ferrán – Pues no sé quién es Ferrán ¿alguno de sus cocineros quizá? Es un plato suave, bien ejecutado, pero es totalmente neutro de sabor. De hecho tuvimos que preguntar de qué estaban rellenos, es pollo.
Canelones de Ferrán (1)

Canelones de Ferrán (1)

 Canelones de Ferrán (2)

Canelones de Ferrán (2)

  • Black cod – Aquí si acertamos, es bacalao negro hecho con miso, de sabor dulzón. A mi me encantó y no es precisamente el bacalao uno de mis platos favoritos.
Black Cod

Black Cod

  • Bocadillo chino – Consiste en pan al vapor en cuyo interior hay costillas de cerdo desmigadas, pepino, cebolleta y hierbas. Nunca habíamos probado el pan al vapor y la textura no se parece a nada de lo que habías tomado anteriormente, esponjosa, agradable de comer. Uno de los mejores platos de la comida.
Bocadillo Chino (1)

Bocadillo Chino (1)

Bocadillo Chino (2)

Bocadillo Chino (2)

  • Revuelto de setas – Aquí no acertamos, con las setas me pasa igual que con el tiradito, oigo setas y estoy predispuesta a pedirlas, pues es un plato prescindible. Lo que más me gustó son los trozos de cecina que llevaba, riquísima. Asi que si hubiera elegido la ración de cecina que estaba en la carta hubiera sido más agradable la experiencia.
Revuelto de Setas (1)

Revuelto de Setas (1)

En general las sensaciones con los sabores de Tandem son buenas, pero no notables. Esto no es la cocina de Triciclo con una carta menos amplia. Es otro estilo completamente diferente. Una vez más las comparaciones son odiosas.

Ubicación del Restaurante:

[mappress mapid=”12″]

Galería de Imágenes:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *